Encontrar tu meta a través de 3 maneras de tratar el pasado

English, Español, Français, 日本語

Muchos libros / artículos sobre autodesarrollo hablan de tener éxito. Y la mayoría de ellos pone el siguiente punto como paso principal: ¡Encontrar y enfocarte en tu meta!

Dado que la vida es solo una y corta, es muy importante encontrar tu propia meta. Una vez que la identificas, solo necesitas hacer todo lo posible, y el proceso por si mismo es una experiencia preciosa.

Sin embargo, mucha gente que conozco llega a hacer esta misma pregunta: ¿cuál es mi meta y cómo se encuentra? No hay una meta adecuada para todos pues cada uno es diferente. Pero yo creo que hay algunas maneras para ayudar a encontrarla, lo cual es volver al pasado.

Cuando digo volver al pasado, hay 3 maneras distintas: (1) visitar al pasado y la gente, (2) analizar el pasado y (3) organizar el pasado. Voy a explicar con mis ejemplos.

Visitar al pasado y la gente

Recientemente, tuve la oportunidad de visitar 2 lugares relacionados con mi pasado: Santiago (Chile) y Nueva York (EE.UU.), y de juntarme con la gente con quien pasaba tiempo en aquella época.

Santiago (Chile):
4 años después de dejar  esta ciudad, me di cuenta que varias personas ya tenían familia e hijos, y otros seguían haciendo la misma cosa que antes. A través de esta visita, podía reflejar qué quería hacer por ahora y en el futuro (por ejemplo, tener hijos es una excelente experiencia pero no es algo que necesito ahora).

Nueva York (EE.UU.):
5.5 años que pasé en esta ciudad es una parte esencial de quien soy y que hago hoy. A través de la experiencia como actor, bailarín, cocinero y profesor, finalmente encontré lo que quería hacer. Esta ciudad me enseño también la alegría de aprender (desafío de performer, capacidad de cocinero, español, etc.) Cuando vi NY esta vez después de más de 5 años, la gran motivación que tenía en aquella época regresó a mi vida y no podía dejar de sonreír en la calle.

Analizar el pasado

Anteriormente, escribí una serie de Mongolia incluyendo por qué hice lo que hice y qué aprendí del mismo, etc. Yo lo hice porque quería guardar un paquete de experiencias y cerrarla para el futuro antes de pasar a la siguiente etapa. Esto será útil para recordar una página de mi vida.

Además, a través de este ejercicio, me di cuenta de lo que quería hacer: contribuir al área de educación para la población vulnerable y encontrar nuevo aprendizaje.

También pude recordar la fuerte motivación que tenía antes de ir a Mongolia, lo cual me dio más energía.

Me imagino que este proceso de re-motivarte por ti mismo es muy importante en el transcurso del tiempo pues uno tiende a tomar cada momento por sentado.

Organizar el pasado

Volver a tu casa (Japón) y pasar tiempo con tu familia es siempre una experiencia bella. Allá no tengo ningún problema de idioma, comida ni servicio (que es más alto que el estándar). A pesar de esta comodidad, me di cuenta que todavía no necesitaba esta zona confortable y quería superar más desafíos.

Además, esta vez traté de enfrentar al pasado cuanto fue posible y ordené los documentos, libros y otras cosas en mi mueble de Japón. Con organizar, quiero decir botar cosas, pues decir adiós al pasado podría abrir una otra puerta del futuro. Lo que yo hice seriamente esta vez fue escanear los libros, sobre lo cual voy a escribir en una entrada en el futuro.

En breve, a través de las experiencias mencionadas arriba, pude re-establecerme con el fin de perseguir mi meta con motivación.

Advertencia: no estés atrapado en el pasado

Aunque encontrar / reasegurar tu meta a través del pasado es una manera útil, igual es importante tener en cuenta que no debes quedarte mucho tiempo en el pasado. Por ejemplo, si tu sigues viendo la gloria del pasado (que se siente muy bien) sin conectarla con el presente y/o el futuro, no vas a querer meterte en una situación desafiante. Por eso lo importante es relacionar tu pasado con la meta.

El aprendizaje de esta vez

Para encontrar / reasegurarte de tu meta y vivir el futuro plenamente, es importante revistar, analizar y organizar el pasado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *