Aprendizaje sobre envejecimiento de tener 18 años por 18 años


English, Español, Français, 日本語

“Nunca es tarde para aprender”

Esta entrada es para alguien que cree, implementa y/o quiere seguir esta idea (soy uno de ellos).

Todos envejecen. Aunque aumentamos algunos aprendizajes a medida que uno crece, algunos paran de aprender después de cierto punto, y es irónico que una de las razones es por la edad.

“18 años”

Tiendo a decirlo cuando alguien me pregunta mi edad (a menos que sea una ocasión formal)

El 5 de diciembre de 2019, cumplí  36 años. Al calcular simplemente, pasé 18 años dos veces, y como es un buen momento de vuelco, me gustaría reflejar sobre qué significa, por qué me importa esa edad, la relación entre la edad y el aprendizaje, adulto y niño, así como la comparación entre mis 18 años y ahora.

¿Por qué 18 años?

En retrospectiva, he dicho “tengo 18 años” por 18 años. Y me preguntaba por qué insistía en esto.

La convención de la ONU sobre los derechos del niño define a los niños como “seres humanos menres de 18 años.” Entonces, 18 años es una línea que divide a los niños y adultos. Pero cuando tenía 18 años, no sabía nada de dicha convención. ¿Entonces por qué?

Desviándome un poco del asunto, por algunos años, nadie dudaba de que yo digera “18 años”. De hecho, mucha gente lo creía hasta mis últimos 20s (o incluso 30 años). Es bastante común que a los asiáticos sea difícil de notar su edad. Además, entre los asiáticos (y japoneses), parezco más joven. Por ejemplo, cuando conocí a nueva gente de Japón, me preguntaron mi edad, y al decir la verdad, de repente se pararon para pedir perdón “Lo siento mucho por haber usado la forma informal, pensé que Ud. era más joven que nosotros!” Era la primera vez que me pedían perdón por decir mi edad.

Además, trabajaba en el área de educación rodeado de niños, por lo que mantenía una mentalidad joven inconscientemente (No estaba avergonzado de correr en la calle hasta mis últimos 20 años).

Por otro lado, empecé a viajar solo cuando tenía 18 años, y continúo mi viaje desde entonces. Si no te quedas en un lugar, el sentido del tiempo se confunde un poco (por ejemplo, mi tiempo en Japón se paró un poco desde hace 13 años cuando salí de allí, o me siento nuevo cuando voy a algún lugar nuevo).

Por ende, no tener miedo y poder hacer cualquier cosa con curiosidad y motivación, es el símbolo de 18 años para mí. Ahora déjame mencionar sobre la diferencia entre los adultos y niños.

Adultos y niños

Como lo mencionado, 18 años divide niños y adultos. Sin embargo, como la personalidad y ritmo de crecimiento varia de una persona a otra, no se puede decir estrictamente”A partir de hoy, eres adulto.” Si comparas a alguien (que ha vivido 18 años jugando, aprendiendo y desafiando cosas nuevas constantemente) con otro (que solo dejaba pasar al tiempo sin hacer cosas), la profundidad como ser humano puede ser muy diferente. Como una persona que ha observado ambos tipos, me gustaría quedarme en el lado del primero, especialmente cuando muchos países definen “jóvenes” hasta los 35 años (¡así que ya mi edad biológica no es joven!)

Lo que es triste (o incluso peligroso) sobre el envejecimiento es que mientras más edad tenemos, más tendemos a fiarnos de la edad debido a un pensamiento hecho o presión externa que dice que “ahora que tengo XX años….”. Por lo tanto, uno puede entrar en una transición al adulto de manera innatural. Déjame explicar algunos casos de dicha transición

Gracias a mis 2 hermanos mayores, crecí con gente mayor desde mi infancia y aprendí muchas cosas (el niño/a tiende a observar mucho). Esto incluye algunos casos negativos. Por ejemplo, cuando estaba bailando muy activamente a mis 20 años,  conocí a un bailarín que tenía 15 años más que yo (alrededor de 36 años, mi misma edad de ahora). Esta persona (dependía de sus padres quienes le daban casa, comida y otros, y no trabajaba ni estudiaba) solía decir que “Uds. son demasiado jóvenes para entender lo que digo y hago” como si supiera todo. A diferencia de otros adultos que conocía, honestamente no lo podía respetar (aunque me gustaba su sonrisa). Por otro lado, conocí a muchos jóvenes (menores que yo) quienes trataban de aprender a mejorar su baile a toda costa, lo cual me motivaba a esforzarme. A través de ellos, empecé a pensar seriamente sobre “cómo envejecer bien”. Si dejas pasar el tiempo sin enriquecer tu experiencia y profundidad como persona, tiendes a caerte en un pensamiento peligroso “ahora que soy adulto” inconscientemente en vez de “ahora que he hecho estas cosas”.

Déjame compartir otro ejemplo sobre adulto y niño. En el invierno cuando cumplí 26 años, estaba enseñando algunas asignaturas/actividades incluyendo esquí. Estaba encargado de la clase de principiantes para niños de colegio de primaria, y la mayoría de ellos aprendían tan rápido que estaba muy sorprendido. La característica más común entre ellos era la fuerte motivación para mejorar, por lo que no importaba cuántas veces caían, se levantaban inmediatamente y reiniciaban. Come dice un dicho japonés “caerse 7 veces y levantarse 8 veces”, ellos no se rindieron con 100 caídas y 101 levantamientos. Es lo que llamamos en esta época “grit” como mentalidad de perseverancia. Por otro lado, tuve varias oportunidades de enseñar el mismo nivel de clase a los adultos, y honestamente esta experiencia no era tan positiva como la de niños. Porque tuve alumnos “elites” en términos de profesión (abogado, doctor, etc.) quienes no tenían perseverancia después de caerse. Algunos incluso se rindieron durante la clase diciendo “¿por qué tengo que tener esta experiencia tan vergonzosa (se referían al estado de caerse)?”

Como otro dicho japonés dice “Mochi wa Mochiya (es mejor dejar a los especialistas)”, cada área tiene una especialidad. Si dejas que un maestro de sushi con 60 años de experiencia conduzca un barco, se ahogará en breve (agarrando el mango, en vez de sushi).

Debido a que el aprendizaje no tiene limite, si no estás preparado para ser principiante, vas a dejar de aprender algo eventualmente. Para compartir un ejemplo de esquí (como lo mencionado), cuando era profesor de colegio en los EE.UU. el director me preguntó si podía enseñar a pesar del hecho de eque no había practicado por los últimos 20 años. ¿Qué hice?  dije que sí. “¿Cómo?” Empecé a ver muchos vídeos de youtube para aprender las teorías (que había olvidado totalmente) y mientras enseñaba, aprendí la práctica. Eso fue cuando me di cuenta de que “nunca es tarde de aprender”. Para enviar el mismo mensaje, re-practiqué head-spin, giro de cabeza (breakdance) para mi cumpleaños 31.

Por cierto, a medida que envejeces , puedes hacer nuevas cosas (ej. tomar cerveza, ir a un discoteca, trabajar legalmente, viajar solo, comprar lo que quieres, etc.) por lo que a veces los niños/adolescentes quieren ser adultos lo antes posible. No fui la excepción, especialmente cuando era profesor, quería parecer mayor para que los apoderados no me miraran por debajo por la cara de joven (dejarme bigote, que no crece mucho, era una de las estratégicas).

Bueno, era una larga introducción para decir que, desde mi punto de vista, la diferencia entre niño y adulto es la mentalidad: el primero quiere jugar y aprende más rápido sin orgullo, mientras que el segundo tiende a negarse a fallar a medida que tiene más responsabilidad en su trabajo (en un área).

Creo que una de razones de eso es el sistema educativo. Sabes que el bebé comienza de inmediato a aprender muchas cosas poco a poco (a caminar, a hablar idioma), haciendo errores e imitando de manera natural. Luego, una vez que entre a la escuela, le enseñan a dar las  respuestas correctas (recientemente el sistema de pre-kinder enseña así). Por lo tanto, aquellos que crecen en dicho sistema será un adulto que tenga miedo de los errores. Algunos críticos apuntan que a pesar de algunos cambios y mejoras en las últimas décadas, el sistema sigue siendo viejo (más de 200 años) enfocándose en la alfabetización y matemáticas para crear trabajadores obedientes para la revolución industrial. Si bien yo pasé por dicho sistema como fábrica, no era tan buen producto, porque no era buen alumno pero no crecí como una persona que tiene miedo de equivocarse. Por ejemplo, aunque mis notas de idioma en el colegio no eran buenas, después de graduarme de la universidad, aprendí varios idiomas. El vínculo entre el aprendizaje y los errores están fuertemente conectados y no existe el primero sin el segundo.

Aunque lo mencioné varias veces, realmente creo en lo que dijo Henry Ford.

Cualquier persona que para de aprender es viejo, aunque tenga 20 u 80 años. Cualquier persona que sigue aprendiendo es joven. La mejor cosa en la vida es mantener tu mente joven.

Para analizar en qué tipo de adulto me convertí, déjame comparar mis 18 años con mis 36 años.

Mis 18 años

Cuando tenía 18 años, no pensaba nada de lo mencionado como definición de adulto, el sistema educativo, etc. Dicho de otro modo, hacía cualquier cosa que encontraba interesante y no pensaba nada en un panorama completo. Estaba en una banda de ska (tocando el trombón) en Osaka, y pase un año para la preparación de entrada a la universidad (yo fui bastante tonto que olvidé llenar una página de respuestas en el examen así que tuve que repetirlo). Mientras estudiaba, me interesé en el arte del pelo (cambiaba mucho mi estilo de pelo), tener una novia, jugar video juego de Gundam, pero igual podía entrar a la universidad que quería. Justo después, me encontré con algo que cambió la vidaーbreakdanceーy empecé a bailar (casi todos los días por 5 años). También empecé a viajar solo en esa época.

En resumen, en mis 18 años, pasaron todas las cosas mencionadas, lo cual estableció una raíz de quien soy ahora.

Mis 36 años

18 años después, ¿en qué me convertí? Si veo un snapshot de lo que estoy haciendo ahora (sin considerar el proceso), sería como lo siguiente:
Estoy viviendo en Nairobi, Kenia trabajando en la ONU en el área de educación (pasaron 30 años desde la convención de los derechos de niño). Además de japonés, hablo varios idiomas de la ONU como inglés, español, francés, y estoy aprendiendo portugués (también aprendí el nivel básico de mongol, kiswahili y chino). Tengo una familia y soy económicamente independiente.

Si tu escuchas a un políglota que trabaja en la ONU, puede sonar como una persona de elite. Pero la verdad es que no lo soy. Mis últimos 18 años consisten en cambios y distintos capítulos: viajé a más de 50 países como mochilero, cambié mi identidad de bailarín, actor, chef, profesor, formador, blogger, trabajador de apoyo internacional, etc. Todavía pienso como un mochilero y en el trabajo, no tengo mucha responsabilidad. Como una persona que desea crear constantemente, de vez en cuando me cansa la burocracia. Entonces, la verdadera imagen de quién soy el de una persona que está luchando con una situación frustrante para abrir la puerta y salir. Lo que puedo decir con confianza es que he aprendido y continuaré haciéndolo. Actualmente, estoy estudiando portugués y además estudio para obtener un certificado de gestión de proyectos. Veamos a ver que pasa.

Edad biológica, mental y física

A pesar de que he hablado mucho sobre la edad hasta ahora, hay varios tipos, tales como la edad biológica, mental y física. En mi caso, 36 años es la edad biológica, la cual no cambia (no importa cuantas veces diga que tengo 18 años). Por otro lado, la edad mental depende mucho de cómo te sientes (por ejemplo, yo me considero de 18 años). Hay adolescentes que se comportan como mayores mientras que alguien a sus 70 años actúa como si fuera un niño de colegio primaria. La última es algo físico. Si esto se acumula, tu cuerpo envejece y aumenta la probabilidad de enfermedades. Mucha gente piensa que esta edad corresponde con la edad biológica, pero la evidencia dice que es la edad mental la que afecta la edad física. Si te mantienes con un espíritu joven, tu cuerpo y cerebro también se mantienen así para vivir más tiempo y más sano.

Para que mi futuro se reinicie y crezca más

Si comparo mis 18 y 36 años, la cosa en común es tener curiosidad y deseo para aprender sin limite. La diferencia que puedo ver, es que ahora puede que sea más conservador frente a los  grandes cambios. Algunos dijeron que tuve muchas vidas distintas (profesor, bailarín, actor, chef, apoyo internacional, etc.). Aunque seguía diciendo que tengo 18 años, a veces estoy pensando en edad de otra persona (por ejemplo, “esta persona es demasiado joven para esto” o “todavía está haciendo esto a su edad?”). Esto se contradice con mi filosofía de “la edad no importa”. Por lo tanto, en mi 2do aniversario de 18 años, me gustaría recordar nuevamente la importancia de la mentalidad de principiante, como si tuviera una nueva vida.

Quiero vivir plenamente con la salud física y mental hasta los 90 años, porque si no mantienes ambos, no puedes seguir haciendo y aprendiendo nuevas cosas. Cuando digo la salud mental, me refiero al estado de aprendizaje, creación y estar impresionado.

Aunque quiero reiniciar, no significa que voy a botar todos al cielo de Nairobi (ej. dejar de usar teléfono y computador, y retroceder 36 años atrás). Quisiera mantener mi aprendizaje y expandir mis capacidades en mis áreas favoritas (por ejemplo, idioma, blog, proyectos). y ser principiante en nuevas áreas, y hacer seguimiento con mi aprendizaje (lo cual aprendí desde gestión de proyecto).

Ciclo de 18 años como indicador de vida

Mientras escribía esta entrada, llegué a pensar que no es mala idea tener ciclos de 18 años. ¿Cuántas veces puedo vivir 18 años más? Si logro vivir hasta los 90 años (mi plan), puedo tener por lo menos 3 ciclos más (54, 72 y 90). En retrospectiva, mis objetivos de vida han cambiado muchísimo. Desde ahora en 18 años más, me gustaría pensar que lo he pasado muy bien. Por eso, me gustaría seguir corriendo a mi propio ritmo, curiosidad, aprendizaje y grit.

El objetivo para los siguientes 18 años es ser honesto a mí mismo. Dicho de otro modo, no voy a enfocarme en lo que no quiero hacer mucho.

No estoy solo

En la mañana que cumplí 36 años, terminé un libro llamado “Lo que hablo cuando hablo de corrida maratón” por Haruki Murakami. Había comprado este libro, y por alguna razón, empecé a leerlo hace poco. Aunque no leí muchos libros de él, aprendí 3 cosas (gran inspiración):

1.Él usa muchas metáforas interesantes, lo cual atrae atención a su mundo (me gustaría ser como él).
2.Una corrida de larga distancia no es solamente buena para la salud, sino también nos enseña cómo vivir (la vida es una vez y hay que competir contigo mismo en vez de compararte con otros).
3.Para hacer lo que quieres, tienes que esforzarte muchísimo y continuar

Especialmente, el último punto es muy obvio pero aun impresionante. ¿Cuántos de nosotros tienen como objetivo de vida y buena salud física/mental para lograrlo? Probablemente muy pocos.

Del libro, me gustó la siguiente frase: Nadie me pidió correr. Así mismo, nadie me pidió a ser escritor y de repente empecé a escribir. Y también de repente empecé a correr. Solo hice lo que quería. No importa quién trata de pararme o criticarme, no cambié mi manera de hacer las cosas.

Me encontré también con un capitulo llamado “18 años hasta que me muera” en relación con la canción de Bryan Adams. Juro que no la conocía, pero fue un momento de “Wow” para conocer otra persona que insistía en sus 18.

Agradecimiento

Después de haber escrito muchas cosas, el punto principal es esto: aunque hay muchos espacios para mejorar, puedo decir con orgullo que aprendí muchas cosas. Más allá de mis esfuerzos, me gustaría agradecer a mis padres y familia que me dijeron y mantuvieron mi  cuerpo sano, y debo recordar que siempre hay alguien que te apoya. Por eso, “Asante sana (muchas gracias en Kiswahili).

Aprendizaje de esta vez

Aprendí que aún 18 años después del último año de ser niño (18 años), con tal de que mantengas curiosidad, acción y esfuerzo, puedes guardar una mentalidad de joven  y es bueno establecer un ciclo de indicador de vida cada 18 años. 

Gracias por leer este artículo. Si te gusta, no olvides de suscribirte por favor. Si tienes algún comentario o pregunta, no dudes en escribirme, ¡Que tengas un buen aprendizaje!

—————————-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.