Mauritania 5ー 3 aprendizajes de la primera lluvia

English, Español, Français, 日本語

¿Sabes qué significa el 29 de julio?

Según el sito de event de hoy (inglés),

1221: El emperador japonés Go-Horikawa, con solo 10 años, asciende al trono
1836: La inauguración del Arco del Triunfo en París.
1921: Adolf Hitler se convierte en el jefe del partido nacional socialista de Alemania
1923: Albert Einstein hizo un discurso de pacifismo en Berlín
2018: Un terremoto de magnitud 6,4 tuvo lugar en la isla de Lombok, Indonesia

En breve, cada año pasa algo y aunque yo elegí solo las cosas que me llamaron la atención, estas cosas aún no significan mucho en mi vida.

No obstante, lo que tuvo significado para mí fue el 29 de julio de 2018, el día que llovió por la primera vez en Mauritania. Si bien estábamos en la época la lluvia, no había llovido hace más de un mes. Quizás pensarás que no es nada importante (y es verdad!), pero este tipo de cosa específica da un significado para cada uno de nosotros dependiendo del contexto, sobre lo cual me gustaría compartir, pues hay aprendizaje del mismo que será aplicable para otras personas (eso espero).

Era una tarde de un día agradable (después de mi trabajo). Cuando estaba escribiendo en la casa, escuché algo

crack!

Sin darme cuenta, continuaba en mi escrito….

crack crack! dadadadadadada!

¿Qué es este ruido saliendo de la ventana?

Al abrir la cortina y ver algo con mis ojos, no pude dejar de gritar. “¡OHHH, está lloviendo !”

Después de verla por 3 minutos, empecé a reflexionar y me pregunté las 3 siguientes cosas, que son aprendizajes que pueden aplicar a otros contextos.

1. Queremos algo que no tenemos independientemente de la necesidad real

Dado que no había ninguna lluvía, deseaba verla mucho, mientras que ciertos países asiáticos como Japón sufrían mucho por el huracán y tifón en aquella época (para ellos, la lluvia era la última cosa que querían ver). Esto me recordó que queremos algo que no tenemos, independientemente de la necesidad real. Solo me apetecía verla, aunque la lluvia en Mauritania no cambió nada de mi vida (excepto la pequeña inundación que me hizo demorarme 2 minutos más en ir al trabajo). Lo que podemos aprender del mismo es que cuando queremos algo, hay que analizar bien si es algo que es necesario o solo lo queremos porque no lo tenemos.

2. Cuando pasa algo no común, nos emociona, lo cual es aplicable para presentación y espectáculo 

Si hubiese llovido constantemente en Mauritania (que no pasa), dicha lluvia no hubiese atraído ma atención. Esto me recordó del punto esencial de presentación y espectáculo: para llamar la atención de alguien, hay que mostrar el punto esencial e impactante en el momento adecuado, mientras que si mostramos muchos puntos, el publico estará perdido. En el espectáculo de baile, por ejemplo, si ponemos muchos movimientos acrobáticos, la gente va a acostumbrarse a ellos, mientras que si se pone una sola vez en un momento adecuado, todos se van a acordar del mismo.

3. Agradecimiento es una opción que todos tenemos

Como lo mencioné anteriormente, la lluvia en Mauritania me recordó que Japón  sufría  mucho con los catástrofes naturales en aquel momento. Esto me hizo pensar que solemos tomar por sentado el hecho de que nuestra vida y nuestros días son regalados por la madre naturaleza, así que hay que vivir la vida plenamente.

En el mismo sentido, si continuamos pensando que cada cosa que tenemos tiene cierto limite, podemos mantener el agradecimiento todo el tiempo (por lo menos podemos intentarlo, cierto?).

De hecho, diría que muy poca persona (o nadie) da importancia a la lluvia en Mauritania a nivel global. Pero lo que tenemos en común en este mundo es que cada uno de nosotros tiene algún sufrimiento y el agradecimiento continuo puede mitigarlo, por lo que cambiar la mentalidad con pequeñas cosas puede enriquecer nuestra vida. Puede ser a través de un árbol verde que acabas de ver, un pájaro que vuela en el cielo y/o un insecto que hace un sonido interesante. Los cambios y claves están alrededor de nosotros y es una cuestión de selección que todos tenemos; si estás dispuesto a abrir la mente, puedes sentirlo.

Aprendizaje de esta vez

Aprendí que una pequeña cosa como la primera lluvia en Mauritania puede recordarnos las 3 cosas esenciales para vivir plenamente: necesidad, momento adecuado y agradecimiento. 

Gracias por leer. Si te gusta, no te olvides de suscribirte por favor. Si tienes algún comentario o pregunta, no dudes en escribir, ¡Que tengas un buen aprendizaje!

—————————-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.