Organizador (1) ー 5 condiciones de ser materialista

English, Español, Français, 日本語

Trato de ser minimalista para no tener muchas cosas alrededor de mí. La ventaja es agilidad: la última vez que me mudé me demoré medio día incluyendo todo.

Trato de ser minimalista sin llevar muchas cosas cuando me cambio de país. La ventaja es ahorrar dinero y tener menos estrés: llevé la menor cantidad de maletas posible cuando me cambié de país sin cobro adicional ni uso de servicio de conteiner (llevé 1 maleta y 1 mochila desde los EE.UU. a Chile en 2013, desde Chile a Mongolia en 2015, y 2 maletas desde Mongolia a Mauritania en 2018, una llena de ingredientes para cocinar en África)

Trato de ser minimalista sin muchas cosas sobre mi escritorio, en particular nada más que la pantalla, el mouse y una taza. La ventaja es menos distracción y más concentración y productividad.

¿Siempre he tratado de ser minimalista? La respuesta corta es NO, nada que ver. De hecho, yo era muy lejos de ser minimalista y más bien materialista. Ahora creo en el minimalismo pues éste tiene la clave para una mejor vida. Con el fin de detallar sobre el minimalismo, simplicidad y productividad en las siguientes entradas, primero que todo quisiera profundizar el lado del materialista en esta entrada.

Por qué minimalista?

Vivimos en una sociedad con muchos materiales e informaciones, al nivel donde no podemos saber fácilmente qué exactamente necesitamos y que no. En este contexto, debido a Marie Kondo, Zen, y otras activistas del minimalismo, ser minimalista o quitar cosas están de moda.

Por otro lado, estar ocupado es muy a menudo malentendido como sinónimo de estar productivo, y no son las mismas cosas. Si pones estas dos palabras (busy / productive en cualquier idioma) en google, puedes encontrar varios artículos (Esto, Otra, aquí allá). Pero finalmente están diciendo la misma cosa: la gente ocupada no analiza, prioriza ni actúa con enfoque, por lo que quiere hacer todo; mientras que la gente productiva hace todo lo anterior. Creo que esto se aplica a la dicotomía de materialista VS. minimalista.

Como lo dijo Sun Tzu (antiguo general chino, estratega militar, escritor y filósofo quien nació en 545 AC), para la victoria, tienes que conocer al enemigo y a ti mismo. Por lo tanto, vamos a ver el materialista que yo era (enemigo y yo mismo!) desde el nacimiento hasta hace 10 años atrás, con el fin de analizar cómo nací y crecí como materialista.

Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro;
si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra;
si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla”

― Sun Tzu, El Arte de la Guerraー 

Una historia de un niño materialista

Érase una vez, pero no hace tanto tiempo, un niño que nació y creció en Osaka, Japón.

Era yo.

Un niño curioso en Osaka

Crecí en la ciudad de Osaka que era tradicionalmente el centro de mercado, y la gente de Osaka en general le gusta hablar (con un dialecto específico), negociar y reducir el precio de las cosas. Es un dicho general que la gente de Tokio tiende a destacar cosas elegantes y caras, mientras que la gente de Osaka está orgullosa de mostrar cosas obtenidas con la mayor cantidad de descuento posible. Si estás interesado/a, hay muchos artículos comparando Osaka y Tokio (tales como este, otraaquí y allá)

Desde que era chico, yo era muy curioso. De hecho, cada niño nace con curiosidad (sin embargo, a medida que uno crece, la pierde….sobre lo cual puedo decir tantas cosas que podría escribir un libro, así que esta vez no voy a profundizar sobre este tema). Luego la curiosidad insaciable capturaba no solamente a las actividades sino también los materiales. Ir a los mercados de las pulgas era mi acostumbre, e iba casi cada fin de semana a pie o en bicicleta (incluso montaba 1 hora para llegar).

Familia nuclear

También crecí en un apartamento donde habían muchas cosas. Cuando llegué en este mundo, ya habían 4 personas en mi familia. El apartamento era bastante pequeño para 5 personas, y además teníamos un piano. Aunque no había espacio suficiente, eran tiempos maravillosos.

Por otro lado, tener 2 hermanos mayores significaba que siempre me ponía sus ropas usadas,  y casi nunca tuve mi ropa nueva (lo cual tiene sentido ahora que lo pienso objetivamente ). Esta pequeña frustración quizás se acumuló, especialmente para un niño lleno de curiosidad para hacer y querer cosas, por lo que inconscientemente siempre tenía ganas de tener más.

Época de burbuja

Además de la situación familiar, todo el país estaba en la época de burbuja (la economía favorable), lo cual significa que cualquier cosa que queríamos, era relativamente fácil de obtener. Casi todas las semanas (a veces 2 veces por semana), salíamos a comer afuera, y casi siempre, yo dejaba comida porque no conocía la capacidad de mi estomago ni agradecía el valor de la comida.

Falta de agradecimiento a las cosas y personas

Un día , yo dije una terrible mentira y una cosa horrible a mi padre, lo cual no puedo olvidar hasta hoy. En un fin de semana. yo tenia muchas ganas de conseguir un vídeo juego, y se lo pedí a mi padre, quien amablemente se negó. Y de repente, no me acuerdo de dónde salió , pero le mentí diciendo “¡Tú me lo prometiste!” Y él puso una cara confundida como si no tuviera ni idea (lo cual tiene sentido, pues nunca había hecho dicho compromiso) Dado que no parecía tan convencido, yo dije algo que nunca debí haber dicho a nadie, mucho menos a mi padre.

“¡Tu eres un mentiroso y te odio!”

Debí haber visto mi cara en el espejo en aquel momento, pues fui exactamente yo quien dijo dicha mentira.

Como yo no cedí, eventualmente él me hizo caso y me compró lo que le pedí (algo de Gundam para Nintendo, Super Family Computer). Aunque lo disfruté a corto plazo, no mereció la pena haber dicho tal mentira y palabras imperdonables a mi padre.

Pubertad

Mi hobby de ir a las ferias de las pulga se mantuvo hasta mi pubertad. Precisamente hablando, fue creciendo. En mi escuela secundaria, no existía ningún uniforme, lo cual era bastante rara para ser colegio público en Japón (algunos alumnos incluso eligieron esta escuela solo por esta razón). Y como era periodo de pubertad, muchos estudiantes querían destacarse a través de sus ropas. Yo no era la excepción. Continué con mi hobby de compras. Además de comprar cualquier cosa (juguete, material étnico, cosa que ni siquiera supe cómo se llamaba ni cómo usar, etc.), empecé a comprar más ropas para mi escuela.

Y luego, cuando estaba en la universidad, mi costumbre de compras se aceleró, pues conseguí mejor accesoーcomo mi hermano mayor me dio su motocicleta usada (por lo cual estaba muy agradecido, sentimiento que no tuve cuando yo usaba sus ropas en mi infancia)ー y mi necesidad aumentóーestaba metido en el baile de callejero (en esa época pensaba que tener ropa cool era símbolo de bailarín cool).

Las 5 condiciones de materialista

Pues mirando atrás, era totalmente materialista desde el momento de mi nacimiento y hasta el último año de mi universidad (el año en que me dediqué a ganar dinero para vivir en otro país). Además, después de comenzar la vida en el extranjero, volví a ser materialista, lo cual era un circulo vicioso (cómo me convertí en minimalista desde materialista será explicado en las siguientes entradas).

En breve, desde mi experiencia y según leí / escuché, hay por lo menos 5 condiciones que nos hacen ser  materialista:

  • Situación familiar en infancia
  • Situación económica
  • Curiosidad y ganas
  • Valor hacia los materiales (y la falta del mismo)
  • Ambiente en que uno crece

De todas maneras, de acuerdo a  mi propia experiencia, ser materialista nunca me hizo feliz. Mientras más cosas tienes, menos tiendes a agradecer a las cosas y personas, y te impide descubrir lo que tienes y lo que realmente necesitas. Tu mente nunca se aclara ni se organiza, y finalmente nunca te satisfaces. La palabra “want” lo explica exactamente, pues significa no solamente “querer algo” sino también “faltar algo”.

Aprendizaje de esta vez

Las condiciones del materialista incluyen la situación familiar y económica, personalidad y ambiente. Mientras más cosas tienes, más quieres, lo cual hace difícil de darte cuenta de lo que realmente necesitas, organizar tu mente y ambiente, y a largo plazo, no te satisface. 

Gracias por leer. Si te gusta, no te olvides de suscribirte por favor. Si tienes algún comentario o pregunta, no dudes en escribir, ¡Que tengas un buen aprendizaje!

—————————-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.