Lo que enseña Procrastinación

2016_04_15 Procrastinate

A pesar del hecho que la vida no es justa en general (idealmente debe ser así), hay una cosa justa para todos: Tiempo.

Hay unas personas que parecen saber cómo utilizarlo muy bien, y otros que no saben mucho. Hay cosas que tienes que hacer, y otras cosas que no necesariamente tienes que hacer, y aquellos que no son tan buenos en el primero se llaman posponedores (procrastinators en inglés)”. Vamos a ver cómo funciona y cómo nos afecta.

Por qué Posponer
En mi caso, recientemente, me involucré en un nuevo proyecto y estoy un poco agotado, pues en un tiempo limitado (igual que antes), tengo más cosas que hacer que antes. Por lo tanto, tengo que tomar decisiones sobre qué hay que hacer todos los días. Si bien pongo mis prioridades en el inicio de todos los días, vienen otras cosas mportantes de repente, y a veces tengo que posponer algo importante, eligiendo algo que no es tan esencial (lo cual me doy cuenta después y sería buen aprendizaje). Es por eso decidí a escribir sobre este tema.

Cómo funciona la mente de posponedor
Según mi escritor favorito, Tim Urban, todos somos posponedores de alguna manera. En su presentación de TED, él explica cómo esto funciona. Sin duda, esta es una de las presentaciones más chistosas e impresionantes. Y como lo mencioné en mi blog anterior (“Limite en una vida sana“) me he escrito a su blog por mucho tiempo, por lo que me alegró saber que mucha gente le gustó su presentación.

【Inside the mind of a master procrastinator | Tim Urban】

En esta presentación, él explica que dentro del cerebro del posponedor, hay tres actores:
(1) Uno que toma decisión racional quien trata de hacer cosas necesarias;
(2) Un mono gratificado instantánea al que le gusta cosa fácil y divertida y;
(3) Un monstruo de pánico que amenaza (2) y empuja a (1) para que haga lo que tiene que hacer.

Su punto principal es que (3) existe cuando hay un plazo. En otros casos importantes (comer sano, ejercitar, relación, etc.), sin embargo, no hay plazo, lo cual te hacer posponer sin empujarte de alguna manera, así que hay que tomarlo en cuenta.

Qué nos enseña
Si bien posponer se considera como villano (y estoy de acuerdo en la mayoría de los casos), también nos puede enseñar algunas cosas, con tal de que estés atento al hecho que estás posponiendo (a veces ni siquiera te das cuenta). Vamos a verlos.

1. Sentirse culpable nos enseña qué cosa no es importante
La mayoría de nosotros, si no todos, tiene cosas que hacer. Pero vemos youtube y Facebook por mucho tiempo y hacemos otras cosas no tan esenciales, lo cual nos hace sentirnos culpable (por lo menos a mí). Dicho de otro modo, este sentimiento te dice cuál no es importante (lo que estabas haciendo), el cual te hace pensar qué es importante en este momento, con tal de que tengas dicho pensamiento de análisis.

2. El tiempo es limitado
Mientras más pospones las cosas, más sientes que el tiempo corre muy rápido, pues esto tiende a dirigirte hacía la cosa más divertida, lo cual te hace fijarte que el tiempo es muy limitado (por supuesto que, de nuevo, tienes que abrir tus ojos para analizar).

3. Creatividad
Posponer las cosa puede convertirse en algo que no es tan mal, con tal de que estés al tanto de dicha cosa. En virtud de un artículo de New York Times (en inglés), cuando pospones, es más probable que explores las ideas en tu mente, lo cual te da mejor chance de encontrar algo excepcional e inesperado.

Bueno, como lo mencioné arriba, todos nosotros posponemos de alguna manera, pero esto también nos da algunas lecciones cuando tu abres tus ojos y enfrentas.

Esta vez, aprendí que:
El uso de “tiempo”, una de las pocas cosas que es justo para todos, nos enseña qué es importante para ti, el hecho que el tiempo es limitado así como algunas ideas creativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.