Nunca es demasiado temprano ni tarde

Creo que existe un momento adecuado en ciertas cosas.
Pero también creo que a veces podemos crear ese momento por sí mismo.

De vez en cuando oímos decir a los padres/maestros que “esto es muy temprano para él/ella”
Por otro lado, escuchamos aún más frecuentemente la siguiente frase: “Soy muy viejo/a para esto”.

¿Es cierto? ¿De dónde salió eso?

Creo que estas nociones se basan en nuestras reglas tácitas (sentido común), las cuales están sujetas a cambios con el transcurso del tiempo.
Si bien prefiero no decir la segunda “soy demasiado viejo para esto” cuando sea mayor, igual lo entiendo. Mientras más mayor seas, más estarás acostumbrado de lo que has construido anteriormente y más difícil será cambiarlo.

Por eso lo que creo que es importante para evitar que esto ocurra es siempre estar dispuesto a cambiar las cosas en cualquier circunstancia, de manera que puedas seguir desafiando constantemente. Especialmente, cuando ves alguien que rompió esta regla tácita, podrías mantenerte motivado.

Por ejemplo, me encontré con dos diferentes vídeos sobre baile, los que me recordaron que nunca es demasiado temprano o tarde para aprender.

Un bailarín de 3 años (versión de “nunca es temprano”)

Una bailarina de 79 años (versión de “nunca es tarde”)

Especialmente, después de ver el segundo, será difícil de decir “es demasiado tarde” cierto?

Tu solamente vive una vez?

Falso.
Tu vives todos los días, y solamente mueres una vez!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.