Ella es Malala

Los conflictos en Gaza, Ucrania, Siria, Iraq, etc… a muchos civiles (incluyendo niños) les están quitando sus derechos y vidas. Y comparto el siguiente sentimiento con la mayoría de la gente en el mundo: “Por favor basta!”
Esto se convirtió aún más fuerte después de leer un libro sobre el derecho de la educación “Yo soy Malala: La niña que se levantó para la educación y que fue disparada por el Taliban (I Am Malala: The Girl Who Stood Up for Education and Was Shot by the Taliban)” (Malala Yousafzai, 2013).

Si bien yo escribí varias veces sobre ella en mis entradas anteriores, este libro me enseñó mucho sobre cómo y por qué ella se ha convertido en el icono internacional en la educación para las mujeres (dicho de otro modo, no sabía del detalle). A través de esta obra, también aprendí un poco del valor islámico que tiene algo que ver con muchos conflictos que están ocurriendo con el tiempo.

Quisiera abordar algunos hechos importantes que le permitieron ser activista a ella, junto con algunas frases del libro (traducido por mi):

El papá de Malala fundó una escuela desde cero y nunca se rindió de pronunciarse de la importancia de la educación para todos.

“Estoy de acuerdo de que las maestras tienen que educar a las niñas”, dijo él. “Pero primero, necesitamos educar a nuestras niñas para que se conviertan en maestras! (el papá de Malala)”

-Si bien la mamá de Malala no estaba involucrada en la educación tanto como su marido, ella fue la persona que le enseñó a Malala la importancia de “dar” sin esperar ninguna vuelta.

Supimos qué significaba tener hambre, por lo que mi mamá siempre cocinaba más y regalaba comida a las familias pobres. Si quedó alguna comida, ella se la daba a los pájaros.

La idea religiosa erróneamente creó el Taliban―el grupo terrorista que criticó el sistema educativo occidental y prohibía ir a las escuelas a las niñas, aunque el valor islámico fomenta a la gente que sea educada.

Hoy día sabemos que la educación es nuestro derecho básico, no solo en el occidente: Islam también nos da este derecho. Islam dice que todos los niños y niñas tienen que ir a la escuela. En el Corán está escrito que dios quiere que tengamos conocimiento. Él quiere que sepamos por qué el cielo es azul y sobre el mar, océano y estrellas.

En conclusión, Malala era una niña muy normal como cualquier que pensaba en su apariencia, jugaba con los juguetes y peleaba con sus amigos y hermanos. Pero su ambiente le hizo ser como es ahora: su padre tenía gran fe en la educación; su madre le enseñó a ayudar a los demás; el Taliban trató de quitar su derecho de estudiar: y muchas medidas locales e internacionales la ayudaron. SI no hubiese faltado uno de ellos, ella no hubiese hecho un gran discurso el año pasado en la conferencia de la ONU, el cual inspiró a todo el mundo.

“No escribí el discurso solamente pensando en las delegaciones de la ONU, lo escribí para toda la gente en el mundo que pudiera hacer diferencia. Quería alcanzar a cada persona que vive en la pobreza, los niños que son obligados a trabajar y aquellos que sufren de terrorismo o falta de educación. “

El mundo está agitando ahora hacia la dirección indeseable y espero poder hacer algo al respecto. Si bien ella tiene tan solo 17 años, aprendí mucho de su vida, y espero inspirar la vida de otra persona tal como ella me lo hizo a mí, especialmente cuando muchas cosas imperdonables están pasando en el mundo.

Así, ella es Malala.

Cuando alguien quita tu lápiz, te das cuenta de la importancia de la educación. (Malala)

Compartir

Un pensamiento en “Ella es Malala

  1. Pingback: What it’s called matters | MD NO SUSUME

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.